Inicio / Institucional / Mendoza hace 100 años

Mendoza hace 100 años

Un periodo turbulento caracterizado por los enfrentamientos políticos, las intervenciones federales y una grave crisis vitivinícola cuyos efectos repercuten sobre toda la economía local. El Dr. José Néstor lencinas es el Gobernador de la provincia.

La UCIM fue creada en un momento definitoria para toda la provincia. Las motivaciones que inspiran la fundación de esta entidad están nutridas de un vigoroso fermento social, económico y político que estaba creando las condiciones para la transformación de la provincia.

Las pasiones políticas de la época las conmociones económicas y el clima espiritual que se vivía en Mendoza por el año 1918, son testimonios inequívocos de que se está frente a una nueva etapa en el proceso de crecimiento signada por un profundo cambio en las estructuras que anuncian la terminación de la Mendoza colonial, estática y familiar y anticipa el nacimiento de una comunidad renovada,  impetuosa que quiere alcanzar otras formas de vida, otro estilo y otro ritmo.

Ya se hace sentir por entonces la gravitación temperamental de las corrientes inmigratorias que ven aquí la tierra prometida, una tierra que exigirá un tremendo esfuerzo de sacrificio, de trabajo y de amor antes de entregar sus frutos. Ese empuje inmigratorio altera el sueño de las siestas provincianas de las viejas familias mendocinas e introduce elementos que rompen la imagen del pasado.

Se alimenta así el nacimiento de una clase empresaria que iba a tener fundamental influencia en el desarrollo económico provincial y nacional.

Los albores de la belle époque europea se presentan como un tiempo cargado de turbulencias y agitación para la nueva Mendoza que había cambiado por completo su fisonomía luego del terremoto de 1861 que la golpeara duramente

La provincia tenía  una población próxima a los 300 mil habitantes de los cuales el 50% estaba radicado en el radio urbano. Desde 1880 en que terminara la conquista del desierto, los asentamientos rurales comienzan a extenderse en las zonas de influencia de los grandes ríos mendocinos. Se iban delineando así los oasis centrales: Valles de Uco, San Rafael, General Alvear y Gran Mendoza que le imprimirán ese sello particularísimo al ordenamiento socioeconómico mendocino.

Existía ya una legislación de agua sancionada en 1884, que regía la distribución del precioso elemento. La provincia estudiaba por ese entonces, la integración de su sistema hidráulico la que sería impulsada poco después por el aporte del ingeniero inglés Tomás Ward, que es contratado para estudiar las obras de aprovechamiento de aguas de regadío sobre la base de trabajos realizados por el ingeniero argentino Carlos Waters y por el técnico del ferrocarril Buenos Aires al pacífico, R. G. Kennedy.

Asimismo, en 1916 se inauguran importantes obras para el mejoramiento de la provisión de agua potable, las que serían ampliadas en años posteriores.

Mendoza  ya cuenta con un moderno y ágil sistema de transporte: el tranvía eléctrico servicio habilitado en 1912. La vitivinicultura atravesaba por una profunda crisis que alcanzó su punto máximo en 1917, cuando se derramaron más de 75 millones de litros de vino en nuestra provincia y en San Juan y llegaría a su fin recién 1919. Paralelamente, se comienzan a explorar usos alternativos de la uva, destacándose entre ellos la producción de aceite.

A comienzo de la década se inician las primeras perforaciones en busca de petróleo en el departamento de Cacheuta. Esta experiencia constituye el punto de arranque de la legendaria Compañía Mendocina de Petróleo,iniciada por el ingeniero Carlos Fader.

Hipólito Yrigoyen es el presidente de la Nación, electo en 1916, oportunidad en la que fue aplicada por primera vez la Ley Sáenz Peña en una elección presidencial que establecía el sufragio universal, libre y secreto como características distintivas.

Rige los destinos de la provincia el Dr. José Néstor Lencinas quien asume la primera magistratura en marzo de 1918 y un año después, sería desplazado del cargo por una intervención federal.

La población total del país era 8.723.274 habitantes que se traducía en una distribución cercana a los 3 habitantes por km2 correspondiendo una proporción importante a extranjeros. Entre 1857 y 1910 habían ingresado al país más de 5 millones de inmigrantes

La economía en 1918

La economía de Mendoza de principios de siglo presenta una configuración singularmente diferente al perfil actual, aunque indudablemente la vitivinicultura constituye ya una de las principales actividades generadoras de riqueza.

En el rubro agrícola predominan las forrajeras y cereales con un área sembrada cercana a las 140.000 hectáreas prácticamente el doble de la superficie implantada con viñedos.

La fruticultura sin el peso relativo actual, registra un auspicioso desarrollo mientras que la actividad industrial (incipiente todavía) adquiere un obligado dinamismo ante la virtual paralización de las importaciones provenientes de Europa a raíz de la primera Gran Guerra que se prolongó hasta 1918.

Finalmente, la ganadería se va eclipsando lentamente ante el creciente ingreso de carne proveniente de la región pampeana, consolidada como la principal zona agropecuaria del país.

Cómo nace UCIM

Frente a la adversidad la unión de voluntades. Un espíritu inquebrantable en función de una permanente vocación de progreso, encarna el ideario de quienes gestaron un lejano 30 de noviembre de 1919, la Unión Comercial e Industrial de Mendoza.

En el complejo entramado que representaba la realidad de Mendoza de principios de siglo, dos episodios significativos se destacan como los detonantes que movilizaron a un grupo de pioneros para conformar la UCIM.

El problema ferroviario es el capítulo liminar de esa historia que importó una dura lucha para quebrar una estructura de transporte que afectaba seriamente la economía mendocina en su conjunto.

El ferrocarril

Desde el momento mismo de su creación, la Unión Comercial e Industrial de Mendoza se vio enfrascada en una lucha para quebrar una estructura de transporte que afectaba seriamente los intereses locales. La política ferroviaria que se seguía por ese entonces, provocaba sensibles distorsiones y perjuicios a la economía mendocina ya que las tarifas eran complicadas y gravosas y se daba el caso de que el Ferrocarril Buenos Aires – Pacífico cobrara una tarifa menor por las cargas directas a San Juan que las que aforaba para Mendoza. Ante esa injusticia, la UCIM, desde un primer momento puso todo su empeño en la defensa de los intereses mendocinos.

La política aplicada por la entonces prestaría del servicio era generadora de sensibles distorsiones y perjuicios con tarifas complicadas y gravosas.

La problemática existente fue objeto de la intervención decidida y concreta por parte de la Unión Comercial desde el momento mismo de su creación a través de su oficina de asuntos ferroviarios logrando luego de prolongadas y arduas gestiones, una solución favorable.

La creación de Letras de Tesorería en 1919 bajo el gobierno de Lencinas, que amenazaban con hacer desaparecer la circulación de moneda nacional en la provincia fue otro de los episodios que concitó los esfuerzos de la naciente institución.

El problema lleva a la entidad a una lucha que duró cinco años y en ese transcurso, Lencinas inclusive amenazó con llevar a la comisión directiva a presidio por haber creado el agio con su tenaz campaña de protesta.

Fue así como en oportunidad de una reunión, el presidente de UCIM Lincoln Pagés acompañado de otros directivos expresó – según testimonia fielmente la crónica de aquel momento- “La entidad que presido  no es creadora del agio de mucho menos. El agio no es al porque las letras no sean moneda legal si bien en Mendoza tienen esa fisonomía y esa función. El actual gobierno de la provincia no ha publicado (ni nadie conoce en qué ley) autorizó la enorme cantidad de Letras de Tesorería que circulan, al punto que el comercio que debe pagar fuera de Mendoza sus obligaciones de compra por entero, debe abonar ese agio a que el señor Gobernador se ha referido, representando un fuerte quebranto”.

“Tampoco nadie conoce que nuestro gobierno se haya interesado por hacer las indagaciones acerca de encontrar quienes efectúan estas emisiones que nosotros calculamos en más de 20 millones de pesos, según el volumen de su circulación. Cuando se sale de la cárcel, como usted nos amenaza por defender causas como ésta, se sale con más personalidad colectiva. Podemos informarle, señor Gobernador que se ha impuesto al señor Presidente de la Nación Dr. Marcelo T. de Alvear, de cuanto aquí está sucediendo y además en prevención de cualquier actitud local que podamos sufrir se le han solicitado las correspondientes garantías”.

La reunión terminó, Lencinas siguió con su política pero retiró sus amenazas.

El problema tuvo su punto final, años después cuando una Asamblea General de Socios resolvió por aclamación que al día siguiente el comercio rechazara en sus transacciones las Letras de Tesorería. Esta resolución fue cumplida sin discrepancia alguna y poco después el gobierno retiraba de circulación la peculiar moneda.

Primera comisión directiva

Presidente: Benjamín Anderssen

Vicepresidente 1º: Francisco de P Riba

Vicepresidente 2º:  J. A. López Rodríguez

Secretario: P. Pages Suñol

Prosecretario: Máximo Fioravanti

Tesorero: Antonio Alsina

Protesorero: Pablo Cantón

Vocal titular: Percy H Vignoles

                         Ramon Pol

                         Francisco Moffatt

                         Manuel Guerrero

                         Emilio Ciceri

Vocal suplente: Alberto Decurgez

                        J Olive Garriga

Síndico: Lincoln Pages

Síndico suplente: Juan Robert

Razones sociales fundadoras

  • Lanús Alurralde y Cía
  • Pablo Pagés Suñol
  • Manuel Guerrero
  • Pablo Cantón
  • Baltazar Galgarona
  • Miguel Escorihuela Juliàn
  • Ríos y Gallart
  • Leonardo González
  • Fernández y Hernández
  • Emilio Ciceri
  • Francisco Terrones
  • Genaro Scafatti
  • Manuel López Garrido
  • José Diez Hnos.
  • Federico Barba
  • Manuel Montemayor
  • Carlos Duclaux
  • Francisco Miralles
  • Hector Decurgez
  • Jose Olive Garriga
  • Fuego y Lagar
  • Manuel Grova
  • José Casaigo
  • Lincoln Pagés y Cia.
  • Alsina Hermanos
  • Máximo Fioravanti
  • Francisco P de Riba
  • Puig y Bresca
  • Pedro Farré
  • Dawbarn, Moffatt y Evans
  • López Hermanos
  • Manuel Segarra
  • Barriocanal y Pol
  • Eulogio González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by moviekillers.com