Queremos trabajar

Los empresarios del comercio, los servicios e industria nos preguntamos ¿por qué no podemos trabajar? Nos piden que cuidemos nuestra salud y la de los demás y entendemos que eso está bien, pero advertimos que si todo sigue como está, vamos a quedarnos sin nuestras empresas.

Nos piden que cuidemos nuestra salud y la de los demás y entendemos que eso está bien, pero advertimos que si todo sigue como está, vamos a quedarnos sin nuestras empresas.
Si no tenemos cómo financiarnos, sin actividad, sin que los bancos nos presten dinero y con un estado que nos deja librados a la más completa deriva ¿qué va a ser de la economía nacional?.

Nos piden que tengamos paciencia y contribuyamos y más del 60% de las pequeñas y medianas empresas tenemos facturación cero. Estamos condenados a la ruina.

Ya hemos dicho que los negocios que cerraron por más de 30 días difícilmente puedan volver a abrir. La crisis que ya lleva en la Argentina más de 10 años, tenía a nuestros comercios, industrias, empresas de servicios, constructoras u hoteles con la difícil tarea de subsistir. El aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado desde hace más de un mes vino a dar una estocada final, al no agregar mas que indicaciones y medidas económicas que son parciales, sin llegar a los aspectos y problemas profundos, los cuales siguen sin respuesta.

No es lógico que tengamos permiso para salir a caminar, cuidando un aspecto mas de la salud y descuidando el derecho a la subsistencia. Parece no importar que una vez superada la fase más grave de la pandemia no va a quedar más que hambre.

Le propusimos al gobierno abrir nuestras empresas cuidando a nuestros empleados (de eso sabemos) y a los clientes y se rechazó nuestra propuesta. Hemos elevado una serie de medidas de salvataje para sostener este parate y recibimos igual respuesta.

Está visto que la riqueza es generada exclusivamente por el sector privado que hoy está confinado a la más desastrosa parálisis de su historia. Hace una década las empresas no pueden generarla pero podían sostener, a pesar de la inflación, impuestos altísimos y una contexto general muy desfavorable, al menos, sus  instalaciones y personal. Hoy no sabemos qué vamos a hacer.

Los que podamos llegar al final del aislamiento ¿Con qué nos vamos a encontrar cuando regresemos?. Las proyecciones más positivas hablan de un 50% de pobreza.  Esta cifra horrorosa parece pequeña si pensamos cuantas pymes ya no podrán levantarse, dejando sin trabajo a sus propietarios y a una gran parte de la mano de obra que son las empleadas por este sector.

Nos piden que no salgamos. A los monotributistas que no se ganen su dinero diario, a los comercios que dejemos de atender a los pocos clientes que teníamos, a las industrias que dejen la baja producción que desarrollaban y a cientos de empresas de servicios, que dejen de prestarlo. Parece una situación fácil de proyectar , pero nada realista.

Los pequeños y medianos empresarios entendemos que no hemos sido incluidos dentro de la planificación de esta situación. Cuidando fuertemente a un sector de la sociedad se ha dejado a otro librado a su suerte.

Queremos trabajar.

Cuando no haya quienes contribuyan, no habrá qué darle a la Salud, cómo sostener a la clase política o qué repartirle a los sectores más carenciados.

Daniel Ariosto 

Presidente de UCIM

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Insitucional

La UCIM cumple 104 años

La Unión Industrial y Comercial de Mendoza hoy cumple 104 años y se ha convertido en un sinónimo de Formación, Apoyo al empresariado, diálogo y

Leer Nota »